lunes, 5 de diciembre de 2016

Diario: Los miedos antes de elegir la escuela


Hoy fui a anotar a mi hijo a la escuela para empezar primer grado y esperar en la fila con un montón de madres criticonas y paranoicas fue lo peor que me pasó en el mundo porque me di cuenta que yo también era un criticón paranoico.

Mientras esperábamos para completar nuestras planillas de ingreso, comenzamos a comparar escuelas y a enunciar pros y contras de cada una. Pero no solo nos basábamos en cuestiones educativas, sino que también nos nutríamos de rumores y anécdotas dudosas de “una amiga de mi amiga me contó” o “escuché por ahí”. Lo peor de todo, era que habían muchas opiniones encontradas y yo, como papá primerizo y ultra miedoso, no sabía con cuál quedarme.

“Esta escuela es buena, pero no los cuidan en el recreo”, “La 406 es grandiosa, pero las instalaciones son pésimas”, y así un sinfín de comentarios que cada vez me causaban más miedo. Ninguna era mala ni buena, eran un poco de ambas y yo quería estar seguro de lo que estaba haciendo. A cada rato me preguntaba “¿estoy haciendo lo correcto?”, “¿mi hijo me odiará si lo separo de sus compañeros?”, “¿Ese niño que le hace bullying a todos también acudirá aquí?”, “¿si salgo huyendo de la fila lo notarán?”.

Finalmente, lo anoté, seguro de que quizás no sea la mejor escuela, quizás no sea la de mejores referencias, pero sí es la más adecuada porque lo que me llevó a decantarme por ella fueron mis propias impresiones y no lo que otros “suponen”. Como padres a veces hay que dejar de escuchar lo de afuera y sentir más lo de adentro. Estoy contento con la escuela que elegí y mi hijo también, pero si nos equivocamos, seguramente no será el fin del mundo.

Imagen:  School vector designed by Freepik

lunes, 28 de noviembre de 2016

Diario: ¡El Pokémon GO ya me hartó!


Vitácora de entrenador Pokémon N°640. Volvimos a salir al parque a cazar nuevas criaturas, pero solo encontramos los mismos Pidgey y Rattata de siempre. Por un momento pensamos que había un Lapras cerca cantando, pero en realidad era una niña que lloraba porque la habían arrollado con una bicicleta. Nos metimos en los juegos infantiles persiguiendo a un Charmander, pero solo atrapamos los mocos que alguien dejó pegados en las paredes.

Ya no sé cuántos animales hay en el Pokédex ni me importa. Lo único que sé es que bajé cinco kilos llevando a mi hijo a jugar esta porquería todos los fines de semana y esa musiquita ensordecedora me hace querer arrojar el celular bien lejos. Con cada actualización de la App mi dispositivo anda más lento y ya ni puedo escuchar un audio de WhatsApp sin que se quede congelado. Mi hijo todo el tiempo me pregunta si evolucionaron sus huevos, pero lo único que sé es que se inflaron los míos. Mis testículos ya no soportan más esta cagada que me está llevando al borde de la locura. Cada vez que el niño participa en un torneo tengo que andar reviviendo con pociones del orto a unos bichitos virtuales y él me mira como si les estuviera haciendo RCP.

Todo está muy confuso. Después de años de ser un padre geek ya no sé si me gusta Pokémon. Solo sueño con un mundo libre de pelotudos que deambulan por la calle con el celular listo para que se los arrebaten y con un legendario Arceus (disponible a partir de diciembre) que haga mierda a todos los malparidos de Niantic.

jueves, 16 de junio de 2016

#ElTemaDeLaSemana Me arrepiento de...


Hay tantas cosas que uno se arrepiente como padre, pero creo que tiene más que ver con el no saber hacer que con el dejar pasar. Son cosas que nos pasaron por falta de experiencia y que hoy en día nos hacen sentir mal porque podríamos haber hecho las cosas mejor. Sin embargo, nadie es perfecto en la crianza y menos los papás primerizos, pero no hay que asustarse, porque como hay cosas de las que uno se arrepiente, también hay cosas que nos llenan de orgullo.

Aquí va una lista de mis arrepentimientos de papá (acotada):

- Me habría gustado esforzarme más para que tenga una mejor relación con su mamá
- Que comiera más verduras (y las gomitas con forma de zanahorias no cuentan)
- Que maneje tan bien la sintaxis y los adjetivos, porque me argumenta tan bien sus caprichos que me dan ganas de felicitarlo (si se hace abogado o político no se si me voy a sentir orgulloso o apenado)
- Que a los 5 años prefiera ver El Señor de los Anillos a Pepa Pig (al volverlo un friki creció de golpe)
- Que a la 7up o Sprite le diga Coca Blanca porque para mi era más fácil explicárselo así cuando tenía dos, pero ahora cuando lo dice la gente piensa que habla de algún tipo de droga o pastilla alucinógena.
- Que sepa los nombres de todos los Robin que tuvo Batman, pero que no sepa los nombres de los héroes patrios.
- Que tenga tanta cultura friki y de la moda que no me deja combinar una camiseta de DC con un pantalón de Marvel.
- Que en la plaza o el jardín de infantes vea con ojos de resignado como todos los niños están con su madre y él siempre con papá (no lo admite, pero a veces creo que se siente diferente)
- Que le diga "buenas noches" a la tablet antes que a mí.


jueves, 25 de febrero de 2016

¡Yo quiero tener un varón!

Lo primero que hacen los hombres cuando se enteran de que van a ser padres es comprarle al bebé una camiseta de su equipo favorito. No les importa no saber todavía el sexo, porque, a pesar de lo que digan, anhelan un varón. Pero, ¿por qué esa diferencia con las mujeres? ¿por qué se enloquecen tanto con un niño? La respuesta es simple: EGO. Seguir leyendo



Nota publicada originalmente en BabyCenter en diciembre de 2015: http://espanol.babycenter.com/blog/mamas/el-imaginario-del-hijo-varon/

Errores típicos de papás primerizos

Los papás primerizos son una especie de mecánico improvisado que pretende fingir frente al mundo que sabe lo que hace, pero que si no tiene cuidado puede causar un accidente grave. Somos miedosos, impulsivos, atolondrados, caprichosos y, a veces, sobreprotectores. Seguir leyendo



Nota publicada originalmente en BabyCenter en diciembre de 2015: http://espanol.babycenter.com/blog/mamas/15-errores-de-papas-primerizos/

martes, 26 de enero de 2016

Los hombres también son capaces de amamantar a sus hijos

Aunque no lo crean los hombres pueden producir leche paterna para amamantar a su hijo, pero lo que necesitan es una estimulación de las glándulas mamarias (conocido como ginecomastia). Lo sé, quizás a algunos les resulte antinatural o asqueroso, pero hay casos recientes que lo demuestran. Seguir leyendo


Nota completa publicada en BabyCenter en noviembre de 2015: http://espanol.babycenter.com/blog/mamas/los-papas-tambien-pueden-amamantar/

lunes, 18 de enero de 2016

Pintar el día

Si tus hijos no quieren hablar de su día, contar qué hicieron en el jardín de infantes o qué hicieron cuando se quedaron con alguien más, no te desesperes, la mejor forma de que hablen sin obligarnos es pintar el día. Seguir leyendo