Diario: El cumpleaños y el fuerte de ramas

El 11 de Junio comenzó arriba y terminó más arriba. El bebé se despertó a las 8hs como siempre y jugamos con los superhéroes primero vestido de Capitán América y luego de Spiderman. Mis héroes de colección fueron maltratados una vez más (salen entre $60 y $80 cada uno) pero todo sea para el disfrute de nuestro niño. Antes de las 12hs fuimos a ver como podaban un gran árbol con nuestra perra Lola y después de convencerlo de tomar resguardo para que no nos caiga nada en la cabeza (justo después del caprichito nos corrimos y cayó una rama gigante en ese mismo lugar) nos robamos unas ramas gigantes y construimos un improvisado fuerte en el que entraba trabajosamente ya que el techo tenía la altura del nene. Las ramas están llenas de bichos y pulgas y me pica todo, nos ensuciamos como si estuviéramos en un zafari. Hicimos dos espadas para espantar a los bichos, pero el perro se comió la mia en un descuido y el bebé me dio una estocada en el riñón que todavía me duele. Durmió la siesta mientras papá aprovechó para trabajar unas horas, se levantó a las 17hs para tomar una tuvi merienda y nos bañamos con los dinosaurios al ritmo de Partysaurus Rex de Toy Story en el celular (ni hablar de que papá pueda ver dos minutos el partido de eliminatorias de Argentina).


Después de bañarnos nos tomamos nuestro tiempo para decidir si iba a ir al cumpleaños de mi mejor amiga desde los 6 años con look de superhéroe (remeras de Ironman, Spiderman, Superman, Batman) o de Disney (Piratas de Nunca Jamás, Cars, Toy Story). Ya decididos procedimos a armar "La valijita" en donde mete todo lo que quiere llevar para no aburrirse, héroes, dinosaurios, algunos autitos, libros y DVDs con sus películas favoritas. Terminado esto colocamos el "huevito" en el auto, el bebé sentadito adelante mientras papá hace malabares para colocarlo mientras apoya en alguna parte la mochila con los pañales y un cambio de ropa, la valijita, las camperas de ambos y el regalo de la chica. Terminado los preparativos entramos al auto y tenemos que pasar a cargar nafta. No se quiere quedar en el auto y bajamos al autoservicio a comprar una vauquita (que no le ensucia las manos ni el auto). Ya el playero nos está puteando por la demora al igual que los autos de atrás, porque meter de nuevo al nene en el huevito es un trámite largo. Conducimos una hora hasta el cumpleaños y se duerme en el camino pero me prohibe poner música en la radio asi que me aburro bastante.

Al llegar se encuentra con un amiguito y corren como locos por toda la casa. "Genial!!!" - pienso porque creo que a la noche va a dormir espectacularmente. Pero me equivoco y mucho. Después de regresar a la una de la mañana, él ya dormido en el auto, se despierta por el ladrido del perro en la puerta de casa y me pide ver una película. Vemos una peli pero sigue despierto. Le pongo otra y ya no doy más, son como las 3 de la mañana y lo abrazo para que no se escape por si me quedo dormido. Me despierto a las 5 y la peli volvió a empezar pero el bebé ya se durmió. La apago con alivio y se despierta para decirme "no la apagues papá". Le digo que no joda más y seguimos durmiendo (apretados en una camita individual). Hoy a las 9:01 ya se despertó y yo estoy escribiendo esto mientras él se toma su té con vainillas. Reina el caos porque se dio cuenta de que se olvidó a Batman. Que grata experiencia es ser padre, pero nadie dijo que era fácil.

0 comentarios: