Soy tu padre, no tu esclavo

Al cumplir los dos años, los niños se convierten en verdaderas máquinas de pedir y nos corresponde a nosotros como padres empezar a fijar más límites, a pesar de que se nos irrite la garganta de tanto gritar o nos hartemos de sus llantos injustificados (¡y algunos hasta te lanzan cosas!). Seguir leyendo

Artículo completo publicado en Baby Center en Mayo de 2014: http://espanol.babycenter.com/blog/mamas/soy-tu-padre-no-tu-sirviente/



 Epígrafe: "El llanto", por Juan Manuel Ruisoto.

0 comentarios: