Diario: ¡Benditas tareas escolares!

A partir de los 2 o 3 años, los niños ya se encuentran en edad escolar y muchos padres deciden que comiencen el jardín de infantes. Sin embargo, pensar que todos son beneficios, no es la idea más acertada. Si bien los pequeños van al jardín por 3 o 4 horas, la mayor parte de los días regresan a casa con tareas. Y lo mejor de todo es que estas tareas no son solo para ellos, sino también para nosotros. Ej: Hacer una bandera utilizando materiales reciclables, hacer un muñeco de tela, etc.

Todas sus benditas tareas implican que uno tenga que ingeniárselas para crear algo con materiales del hogar y llega un momento en que la falta de imaginación y el cansancio le juegan en contra a cualquiera. De allí que enviemos a nuestros hijos al colegio con ridículas creaciones como gusanos superhéroes, una bandera de broches o una moto de tapitas.

Pasamos nuestras noches en vela escribiendo cuentos a mano, pintando o decorando carpetas escolares y firmando notificaciones que apenas llegamos a leer. Vivimos pendientes de sus tareas porque se convierten en nuestras tareas. Pagamos para hacer esas tareas y lo peor de todo es que las disfrutamos porque a diferencia de nuestro trabajo diario, éstas las hacemos junto a ellos y para ellos. No ganamos tiempo, sino que lo cambiamos, pero después de todo vale la pena.

Si no, ¿quién haría semejantes inventos con tanto orgullo?

0 comentarios: