Consejos: Teléfono vs. Niños

¿Cuántas veces les sucedió que mientras tomaban una llamada su hijo se comportó peor que nunca? O ¿Cuántas veces les arrebataron el teléfono mientras hablaban para hablar ellos? Es típico que los niños sientan celos cuando sus padres reciben o hacen llamadas porque pierden su atención, pero está en nosotros marcar los límites.


1 - No está bien permitirles que nos quiten el teléfono para continuar nuestra conversación, porque hoy quizás es la abuelita la que está en la línea, pero mañana podría ser el jefe de papá.
2- Las llamadas son algo privado y mientras hablamos no tenemos por qué decirles con quién estamos hablando, ni de qué. Tienen que aprender a esperar.
3- El teléfono es algo de adultos, no un juguete. Para jugar video juegos está la computadora.
4 - Cada vez que papá o mamá hablan por teléfono se hace silencio, porque sino los papás van a tener que irse a otro lugar para escuchar lo que les dicen.
5- Si los niños no quieren hablar por teléfono no hay que torturarlos porque a una tía lejana o prima segunda se les antoje escucharlo. Si quieren hablar con él pueden hacerlo en persona o esperar a que crezca. 

Ojalá estas pequeñas consideraciones les sean de utilidad y me despido con una última “llamada” de atención: Llamarlos desde el trabajo es lindo, pero que nuestra ansiedad por escucharlos no altere su rutina o su humor (a veces duermen o no quieren atender).

0 comentarios: