20 ilustraciones sobre cuidar a un bebé que camina

La mayoría de los padres pasa los primeros ocho meses de la vida de sus hijos deseando que su bebé empiece a jugar y a moverse más, a comer alimentos sólidos, a decir sus primeras palabras o dar sus primeros pasitos, para que básicamente deje de ser esa especie de “matambre vestido” que solo come y hace caca y se convierta en el niño que siempre deseamos. Sin embargo, ten cuidado con lo que deseas.

Lo caminadores, esos chiquititos que arrancan con pasos cortos e inseguros entre los 8 meses y el año y medio, son máquinas de tocar, babear y explorar todo lo que hay en la casa. Ese deseo estúpido de papá y mamá que pedían al cielo que ya camine para no tenerlo tanto en brazos, se vuelve en su contra como un búmeran lleno de clavos y púas que se les clava en la parte que más les duele: sus posesiones de solteros. Seguir leyendo

0 comentarios: